Un sistema que integra tendencias opuestas

 

Normalmente pensamos en liberar nuestro cuello y seguir nuestra cabeza, y esto es un poco mejor que no dedicar ningún pensamiento ni ninguna acción al modo en que hemos de utilizarnos en la la consecución de nuestros objetivos. ¿Estamos “siguiendo nuestra cabeza?, verdad. ¿No es suficiente? también es verdad. Si vemos la relación cabeza-cuello como una relación que es positivo influir con constante liberación, también es positivo pensar la relación columna-pelvis de este modo. La relación cabeza-cuello puede ir en constante liberación, y la relación columna-pelvis también, permitiendo que oscile en la parte media de nuestro cuerpo. La rotación sobre la última vértebra cervical hace posible que el sistema postural contrarreste la acción de la fuerza de gravedad en forma natural, llevándonos “hacia arriba”, y la liberación de la pelvis permite fluir el movimiento ondulatorio de la columna hacia las piernas. Entonces las reacciones en cadena de la columna se originan en la relación cabeza-cuello, viajan por la columna hasta la pelvis, y desde allí genera el movimiento que prosigue a la extremidad. Este proceso debiera ser una continuidad en nuestro desplazamiento. Si interferimos la relación cabeza-cuello, permitiendo rigidez, los movimientos de la columna serán menos ondulatorios y mas lineales, lo que se manifestará como un torso rígido, con tendencia a la respiración “torácica” y extremidades que deben “empujar” para poder mover el cuerpo, en vez de fluir en un movimiento armónico (entre muchas otras consecuencias). Intentamos, entonces, “unificar”, por medio de integrar el funcionamiento de todos los grupos musculares bajo el comando de un “control primario”, confiando en que el sistema de soporte reflejo realiza perfectamente el fluir en dos direcciones: hacia arriba y hacia abajo al mismo tiempo. Puedes intentar visualizarlo como dos extremos polares que se repelen naturalmente y que no necesitan una situación de estrés para funcionar, sino los beneficios de operar sin que la tensión exagerada se origine.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s